Classified Listings

LA GUERRA DE LAS PATENTES SOBRE LA TECNOLOGÍA CRISPR- Cas9: DESENLACE DE LA PRIMERA BATALLA

  • La aparición en los últimos años de la tecnología CRISPR-Cas9 de edición genética, a la que ya dedicó una entrada el blog de la OEPM, ha creado nuevos dilemas morales y preocupaciones debido a la posibilidad que existe de alterar la genética del ser humano. Independientemente de los aspectos morales, las patentes sobre la tecnología CRISPR han sido protagonistas de artículos de la prensa generalista, debido a una guerra de patentes  entre la Universidad de California (US2016/0138008) y el MIT (US8697359), que merecería protagonizar otra entrada del blog.


    Pues bien, en las últimas dos semanas, los medios relacionados con la propiedad industrial e incluso la prensa generalista se han visto sacudidos por la noticia de que el Patent Trial and Appeal Board (PTAB), algo similar a una cámara de recursos de la Oficina Norteamericana de Patentes (USPTO) ha decidido que no hay “interferencia” entre ambas patentes (que se presentaron cuando aún estaba vigente el sistema “first to invent”, en lugar del “first to file” establecido por la America Invents Act (AIA).


    Simplificando mucho, el PTAB dictaminó que no había interferencia entre ambas patentes y que la de la Universidad de California es de aplicación en células procariotas mientras que la del MIT es de utilización en células eucariotas y que no resulta inmediato pasar de la primera a la segunda. Ello supone una victoria para el instituto Broad del MIT. Aunque probablemente, esto no será el final de la historia y seguirán los litigios judiciales, dado lo valiosa que es esta tecnología. 


    Las empresas que deseen licenciar la utilización de esta tecnología se van a encontrar con un laberinto de posibilidades, de licencias cruzadas, que se desgranan en este artículo de la revista Science.


    Por otro lado la revista Forbes calcula que el valor de cada una de las patentes oscila entre los 100 y los 265 millones de dólares. También los autores del artículo de la revista Science (Jorge L. Contreras y Jacob Sherkow) expresan su preocupación por el hecho de que estas dos patentes tan potentes pudieran actuar de “cuello de botella” y paralizar la investigación en el sector durante la vida legal de las mismas. Esperemos que ello no ocurra, pero esta invención, considerada la más valiosa de la historia en el campo de la biotecnología ya está comenzando a emplearse, para el tratamiento del cáncer de pulmón en humanos en China y se está barajando su utilización para el combate de enfermedades transmitidas por los mosquitos, modificando su genética.


    Es esta una de esas patentes que realmente pasan a la historia y acompañan el nacimiento de nuevas tecnologías, como fue el caso con tantas patentes de Edison, los hermanos Wright y más recientemente la impresión 3D. Aunque no excesivamente reconocido, en el nacimiento de esta tecnología ha jugado un papel importante el científico español Juan Francisco Martínez Mojica, del que se viene hablando en los últimos años como candidato al premio nobel y que tiene su propia patente sobre la tecnología.


    Se ha resuelto la primera batalla legal, pero la guerra continuará y sólo queda esperar que la humanidad pueda beneficiarse de la tecnología. Independientemente de los avatares legales que la rodeen.


    Leopoldo Belda

679 views